Padre Fernando Pascual, L.C.

Congregación Legión de Cristo

 

 

 

Bioética

Iglesia

Familia

Reflexiones Espirituales

Temas de actualidad

Testigos del amor de Dios

Valores

 

Mensaje de la semana  

 

Una mancha en el espejo

 


Apenas se nota una mancha en un espejo sucio: encaja "bien" en el conjunto. En cambio, una mancha en un espejo limpio desentona, molesta, porque rompe la armonía en la que se encuentra.

Lo anterior se puede aplicar a las relaciones humanas. Apenas sorprende la conducta vulgar de quien vive de modo desordenado, porque forma parte de su "modo de ser". En cambio, sorprende y escandaliza un comportamiento negativo en quien tiene una vida ordenada.

Sabemos que una mancha es solamente eso: una mancha. Fijarnos en ella y olvidar que el resto del espejo está limpio parece un modo extraño de olvidar el conjunto para fijarnos en un detalle.

Pero precisamente aquí radica lo sorprendente de la mancha en una superficie limpia: no soportamos la coexistencia de lo bueno y noble con lo malo y pecaminoso.

Desde luego, no podemos condenar a un familiar, amigo o conocido solo por esa mancha, por ese gesto aislado, por ese desliz en su trayectoria. Lo puntual no destruye ni anula lo mucho bueno que hay en esa persona.

Por eso, más allá de la mancha, de la falta, del hecho puntual que escandaliza, hemos de fijarnos en el conjunto y ver cómo lo bueno sigue siendo bueno, a pesar de esa mancha que desentona.

Con el tiempo, esperamos, esa mancha será fácilmente eliminada. No sería justo recordarla ni reprochar una y otra vez a una persona su caída, como si con ella quedasen anulados tantos momentos de bondad que la caracterizan.

Cuando también nosotros, por nuestra fragilidad o por egoísmos no del todo curados, caigamos y seamos manchados, necesitaremos recurrir a Dios para pedir perdón y limpiar lo que haya oscurecido nuestras almas.

Si eso nos ocurre, esperamos encontrar a nuestro alrededor no dedos que enjuician y condenan, sino manos amigas que saben perdonar a quien ha caído, y que le dan ánimos para que pronto el espejo de su corazón pueda brillar en toda su belleza.