Padre Fernando Pascual, L.C.

Congregación Legión de Cristo

 

 

 

Bioética

Iglesia

Familia

Reflexiones Espirituales

Temas de actualidad

Testigos del amor de Dios

Valores

 

Mensaje de la semana  

 

Etiquetismo ideológico

 


El etiquetismo ideológico trabaja por conseguir, entre otros objetivos, el desprestigio sistemático de unos y el enaltecimiento reiterado de otros.

Esto ocurre cuando, por ejemplo, son criticados de modo indiscriminado los que pertenecen a un partido político, y son alabados sin matices los que son de otro partido diferente.

O cuando una serie de grupos sociales reciben la etiqueta de buenos, mientras otros grupos sociales son declarados malos, sin fijarse en los comportamientos de unos o de otros: basta con estar en una categoría para recibir la etiqueta correspondiente.

Este modo de actuar, a veces incluso presentado como libre de ideologías, es el resultado de un prejuicio claramente ideológico, que pone etiquetas según ciertos parámetros y que descarta cualquier valoración sobre otros aspectos de las personas y los grupos.

La fuerza del etiquetismo ideológico consiste en la simplificación maniquea de la realidad: es fácil analizarlo todo cuando se distingue de modo nítido entre buenos y malos, sin dejar espacio a matices que son necesarios si queremos lograr juicios bien elaborados.

Pero en eso mismo radica su debilidad. Las personas y los grupos no pueden quedar disecados con dos o tres parámetros que los conviertan absolutamente en buenos o malos. Una realidad humana suele ser compleja, y en la misma conviven aspectos positivos y aspectos negativos.

Por eso, todo esfuerzo por superar el etiquetismo ideológico promueve el pensamiento reflexivo y los análisis ponderados, evita las conclusiones apresuradas, y garantiza un mayor acercamiento a la verdad desde la justicia.

En un mundo donde algunos medios informativos (o pseudoinformativos), blogs, personas concretas y promotores de la opinión pública sucumben a las simplificaciones arbitrarias y maniqueas, vale la pena trabajar por modos de ver los fenómenos humanos con más apertura de mente y de corazón.

Así no solo se evitará el maniqueísmo malsano típico del etiquetismo ideológico, sino que se alcanzará esa sana disciplina mental que reconoce la complejidad de todo lo humano, y la existencia de una mezcla, muchas veces casi misteriosa, entre lo malo y lo bueno en las personas y los grupos.