Padre Fernando Pascual, L.C.

Congregación Legión de Cristo

 

 

 

Bioética

Iglesia

Familia

Reflexiones Espirituales

Temas de actualidad

Testigos del amor de Dios

Valores

 

Mensaje de la semana  

 

Parábola del buen político y las cifras

 

En un país lejano, donde la justicia radicaba en el corazón de algunos políticos, hubo una manifestación a favor de leyes mejores.

Uno de los políticos que allí estaba tomó la palabra y expresó con sencillez lo que pensaba y sentía en esos momentos.

"Amigos y quienes ahora me escucháis. Somos muchos aquí, pero no quiero ni puedo dar cifras.

Porque, como ocurre tantas veces, ante manifestaciones hay quienes inventan cifras para hacer ver que eran más o eran menos, según sus intereses, sus miedos, sus deseos y mentiras.

Alguien me ha dicho que todos mienten, y que también nosotros debemos mentir y decir que somos muchos. No estoy de acuerdo.

Una causa buena no puede defenderse con métodos malos. Si estamos convencidos de lo que proponemos, no hace falta inflar las cifras.

No sé cuántos somos. Me gustaría que fuésemos más, pero lo importante es que coincidamos en el amor a la verdad y en la defensa de la justicia.

Por eso, aunque quienes atacan nuestras ideas digan que somos menos, y algunos que dicen apoyarlas afirmen que somos más, lo que me interesa es que somos los que somos, y que queremos ser honestos.

Dejemos, pues, esa extraña táctica de mentir porque otros lo hacen. Que el amor a la verdad sea no solo un gesto quijotesco, sino una convicción profunda.

Para promover el bien hay que hacerlo bien. Es decir, con sinceridad, sin mentiras. Esa va a ser nuestra fuerza.

Seamos pocos o seamos muchos, lo importante es seguir adelante en la defensa de nuestros principios con honestidad.

Porque lo justo no es más justo si unos lo revisten con cifras falsas. Ni deja de serlo si otros lo desinflan al rebajar el número de los aquí presentes.

Defendamos nuestras ideas con valentía, en un diálogo franco, sencillo, lleno de honestidad. Solo así apoyaremos eficazmente nuestra causa y promoveremos un mundo más auténtico, capaz de abrirse a confrontaciones bien llevadas".