Padre Fernando Pascual, L.C.

Congregación Legión de Cristo

 

 

 

Bioética

Iglesia

Familia

Reflexiones Espirituales

Temas de actualidad

Testigos del amor de Dios

Valores

 

Mensaje de la semana 

 

Para pensar ideas con buenas consecuencias

U“Las ideas tienen consecuencias”: ese era el título de un libro publicado por Richard Weaver en 1948.

Si eso es verdad, resulta necesario aprender a pensar correctamente. Pero, ¿cómo lograrlo?

Entre los muchos consejos, hay algunos que se pueden aplicar con mayor o menor facilidad.

El primero consiste en buscar buenos “amigos”. Por ejemplo, un libro escrito desde el amor a la
verdad; o una persona que piensa y habla con reflexión y sana filosofía.

El segundo: darle vueltas a los asuntos, con una mente abierta a las diferentes perspectivas que se
esconden detrás de cada argumento, para sopesarlas adecuadamente.

El tercero: mantenerse sanamente atentos a aquellas novedades que pueden orientarnos a una mejor comprensión del mundo, de la vida, del tiempo y de la eternidad.

Estos tres consejos, ciertamente, son difíciles de aplicar. ¿Cómo sé que este libro o esta página de
Internet son buenos? ¿Quién me garantiza que este amigo habla con honestidad y tiene una inteligencia bien desarrollada?

El segundo consejo también está rodeado de dificultades: muchos viven aturdidos por prisas, ruidos e imágenes, arrastrados por “novedades” que no dejan tiempo para la reflexión.

Y el tercero exige un esfuerzo continuo para no dar por cerrado un asunto mientras haya aspectos que merecen nuevas reflexiones, y es obvio que casi siempre encontraremos esos aspectos que necesitan ser explorados.

A pesar de las dificultades, vale la pena intentar una y otra vez aquello que nos ayude a pensar mejor.
Así evitaremos errores y simplificaciones reductivas, dejaremos atrás ideas equivocadas que luego desembocan en consecuencias dañinas.

De este modo, estaremos prevenidos contra engaños que se difunden como la peste, y mantendremos la mente y el corazón abiertos a todo aquello que pueda acercarnos, aunque sea mínimamente, a esas
verdades que tanto necesitamos para la vida presente y para el mundo de lo eterno, a ideas que generan
consecuencias buenas...