Padre Fernando Pascual, L.C.

Congregación Legión de Cristo

 

 

 

Bioética

Iglesia

Familia

Reflexiones Espirituales

Temas de actualidad

Testigos del amor de Dios

Valores

 

Mensaje de la semana 

 

 

Computadoras, programas y finalidades

 

Una computadora hará miles de operaciones con rapidez y perfección. El programador lo sabe. Pero la computadora no se da cuenta.

¿Por qué? Porque darse cuenta de que uno actúa bien es posible cuando se alcanza un concepto sumamente rico: el de finalidad.

El fin es aquello por lo cual hacemos algo. Una misma operación puede tener varios fines según los deseos y los pensamientos de quien la realiza.

Así, comer tiene un fin espontáneo en el recuperar fuerzas, pero también puede servir para descansar, para disfrutar, para convivir con otros.

La computadora recibe instrucciones, "aprende" incluso caminos nuevos para realizarlas. Pero no sabe cuáles son las finalidades del programador ni del programa.

El mismo programa puede tener la potencialidad de mover un sofisticado aparato para curar a un enfermo o para montar las piezas de un cohete cargado con varias bombas atómicas.

Los fines están en la mente y en el corazón de quien programa y de quien usa la computadora. El aparato electrónico no puede protestar si es usado para un delito, ni alegrarse si ayuda a caminar a un niño inválido.

Desde luego, gracias a la precisión de la computadora el ser humano puede alcanzar metas que antes parecían imposibles. Pero el bien o el mal que esas metas posean no dependen del instrumento electrónico, sino de nosotros.

Las discusiones sobre la así llamada inteligencia artificial no pueden dejar de lado esta peculiaridad humana: la de prefijarse fines, y la de juzgarlos según las ideas del bien y del mal, de la justicia y de la injusticia, de la verdad y de la mentira.

Por eso, más allá de la ficción de quienes imaginan que un día las computadoras podrían ser más honestas que nosotros, necesitamos preguntarnos si los programas que elaboramos sirven para mejorar la vida humana, y si sabemos usarlos según criterios de justicia que resultan imprescindibles para convivir éticamente.